top of page
Buscar
  • Foto del escritorvidadiv

Elecciones, Claudia Sheinbaum y el calentamiento global.

Mientras hacía fila para emitir mi voto pensé "deberían hacer las elecciones en una época menos soleada en México". Además de los memes en torno de las elecciones mismas, hubo muchos donde se resaltaba que muchos mexicanos tuvimos que votar bajo el Sol y con calor. Estas elecciones coincidieron con una temporada en la que gran parte del país estaba bajo un domo de calor, es decir, un fenómeno donde las temperaturas aumentan de forma extraordinaria y donde las mismas condiciones de este domo evitan la lluvia. Pero el problema está más allá de solo hacer incómodas y sudorosas las elecciones.


Gran parte del mundo ha estado en una situación extraordinaria, donde records de temperatura se han ido rompiendo por un amplio margen. El año 2023 es el año más caliente registrado y el 2024 pinta para ser aún más caliente.

Temperatura promedio de la superficie del planeta.

Este calentamiento está intrínsecamente ligado a un brinco que nadie esperaba en la temperatura del mar. El mar actúa como un sumidero de calor, es decir, una sustancia que puede retirar y absorber el exceso de calor de la atmósfera. Pero si el mar aumenta su temperatura tiene menos capacidad para absorber calor.

Temperatura promedio de la superficie del mar de todo el planeta. Noten como las líneas correspondientes al 2023 y 2024 se apartan notablemente del resto de años anteriores en.

De manera local, el calentamiento global empieza a tener efectos que ya cualquier persona puede percibir. En México la población está alarmada de la intensidad y frecuencia de los días calurosos y también la falta de lluvia. Gracias a las visualizaciones creadas por Jan Kühn podemos ir más allá de tener una "percepción" y verlo con datos. En el caso particular de mi ciudad natal, Oaxaca, México, han sido pocos los días del año en los que la temperatura ha estado cerca del promedio entre 1961 y 1990, es decir, es como si las temperaturas actuales las estuviéramos comparando con un clima que ya no existe.

Promedio de temperatura diaria comparado contra el promedio de temperaturas entre 1961 y 1990. Nótese como la mayoría de días en este 2024 están por encima de lo que se esperaría el 90% del tiempo entre 1961 y 1990.

Es posible que temperaturas así de altas y mantenidas por tantos días no se hayan sentido en este valle desde que seres humanos lo empezaron a habitar. Igual de preocupante es cuando se observa la cantidad de lluvia que ha caído en la ciudad. Para esta época del año tendría que haber más lluvias. Es como si la temporada de sequía se estuviera haciendo más amplia.

Promedio de precipitaciones por día en Oaxaca comparado con el promedio entre 1961 y 1990. En azul es lluvia por encima del promedio, en rojo, por debajo. Se puede notar como hay un serio déficit de lluvia para esta época del año.

Por problemas de mal manejo de los recursos hídricos, falta de infraestructura y en general, una mala cultura del agua, Oaxaca lleva varios años teniendo que recurrir a pipas para distribuir agua a las casas, lo cual, por supuesto, es una pésima estrategia. Pero ahora con un claro déficit, la crisis se agudizará. Peor aún, es que el resto del ecosistema está siendo expuesto a condiciones a las que no está habituado. La naturaleza tiene resiliencia y si estas condiciones sucedieran sólo en un periodo no muy extenso de tiempo, el ecosistema se puede recuperar. Pero si esto se mantiene, el ecosistema empezará a colapsar y junto con este toda nuestra agricultura.


En un mundo en que el tema del calentamiento global empieza a tomar cada vez más relevancia, así se celebraron las elecciones de 2 de junio. Como bien sabemos, la Dra. Claudia Sheinbaum Pardo resultó ganadora. Muchos medios internacionales empezaron a resaltar tres cosas de la Dra. Sheinbaum: que es mujer, de origen judío y que es una científica que ha estudiado el problema del calentamiento global (todavía pueden ver parte de su trabajo científico en su página del Instituto de Ingeniería de la UNAM). Su origen judío solo ha llevado a los mexicanos a hacer chistes y memes alrededor de la circuncisión. Más allá de eso, los mexicanos estamos acostumbrados que en la clase gobernante haya gente blanca con apellidos "extranjeros". Que una mujer llegue a la máxima jefatura del país es un hito mucho más relevante. Al inicio de este milenio ya se consideraba un gran avance que en el gabinete presidencial hubiera mujeres, pero no se vislumbraba que una mujer fuera la jefa de ese gabinete. México es un país sumamente machista. Hay muchos avances pero el machismo sigue profundamente arraigado en nuestra cultura y con consecuencias fatales: entre 9 y 10 mujeres al día son asesinadas, de los cuales, en promedio, 2 se catalogan como feminicidios, es decir, que el solo hecho de ser mujeres fue la causa de su muerte. La presencia de mujeres aspirando a la presidencia no es algo nuevo. Ya desde finales del siglo pasado hubo mujeres candidatas a la presidencia, pero siempre de partidos con pocas posibilidades de ganar. Este 2024 fue la primera vez que las alianzas partidistas con mas posibilidades de ganar postularan mujeres, es decir, ganara el oficialismo o la oposición, era un hecho que México tendría presidenta. El tercer punto a resaltar de la presidenta electa es que es alguien con una preparación científica. Esto dista de los anteriores presidentes: AMLO es politólogo, EPN era abogado, FCH es abogado y una basura de persona y Fox es un idiota (si, es mi blog y puedo darme esas libertades editoriales). El siglo pasado estuvo plagado de abogados, economistas y generales. Nunca antes México había tenido en la presidencia a alguien con una carrera científica: física, ni mas ni menos, con maestría y doctorado en ingeniería energética. Se podría pensar que es la persona ideal para dirigir el país ahora que los efectos del calentamiento global empiezan a ser mas agudos. Pero como diría Rachel Dawes en Batman Begins "Lo que te define no es lo que eres en el fondo, sino lo que haces". Así, las muchas o pocas acciones de Claudia Sheinbaum para combatir el cambio climático hablan más que sus títulos académicos... y estas acciones no son las que se esperarían de alguien que se supone sabe del tema.


Un gobernante que hiciera lo necesario para mitigar y adaptarse al calentamiento global sería alguien sumamente impopular, porque esas medidas serían (y de hecho van a ser, las circunstancias nos van a obligar) sumamente incómodas y restrictivas. Bueno, lo serían para los sectores mas favorecidos de la población. Los menos favorecidos YA viven bajo condiciones sumamente incómodas y restrictivas, en particular cuando se trata del tema del agua. La captación de agua de lluvia y el aprovechamiento de aguas residuales para regar las plantas es algo que desde hace años hacen muchos hogares de zonas marginadas, mientras que las zonas ricas están acostumbradas a que el agua siempre llegue por un tubo y sus descargas se vayan por otro. También a los pobres se les orilla a ser "ecológicamente conscientes" usando transporte público mientras que los ricos adquieren vehículos cada vez mas grandes para sentirse seguros. En efecto la Dra. Sheinbaum expandió la red de transporte público inaugurando mas líneas de metrobus, de trolebus, un par de líneas de cablebus y expandió la red de ciclovias. Pero también siguió favoreciendo la movilidad de coches particulares. Al final, medidas tibias que parecieran tener algo de "consciencia ecológica" pero sin incomodar a ese electorado que maneja su propio coche y no usa cubetas para captar agua de lluvia. Pero ahora que será presidenta, la Dra. Sheinbaum tendrá la posibilidad de tomar medidas mas drásticas para mitigar y adaptarse al calentamiento global. Medidas que serían impopulares pero al ya no tener otro puesto político mas al cual aspirar, es un "sacrificio" que bien podría hacer. Pero aún cuando tuviera toda la disposición de hacerlo, el mismo sistema que está provocando el calentamiento global está haciendo todo lo posible por incluso sacar ganancias del problema.


Ahora el capitalismo quiere lavar su imagen con ideas como el "capitalismo verde" o el "capitalismo consciente". Esto es como si se hablara de un "asesino verde y consciente" que utiliza armas y balas de materiales reciclados y maneja un auto eléctrico para ir tras sus victimas y que los asesinatos no solo son por el gusto de matar si no que tienen un "propósito" y además a las familias del muerto les mandará flores y unas despensas, pero al final su objetivo es el mismo. El objetivo del capitalismo es siempre crecer y no importa lo "verde" y "consciente" que sea, ese objetivo es opuesto a la sostenibilidad de nuestro ecosistema. Estamos sacrificando el futuro de todos para que hoy unos cuantos puedan darse una vida de excesos. Nos han convencido que vale más tener cruceros llegando a nuestras costas que tener costas limpias. Lo primero da empleo, lo segundo no. Es más importante que un paraje natural lo disfruten quienes pagan por ello que quieres originalmente vivían ahí. Gracias a eso los originarios van a tener empleo. Vale mas tener un tren pasando por encima de un sistema acuífero único en el mundo que conservar ese acuífero. Valía más tener un aeropuerto de lujo para dar una buena imagen a los visitantes internacionales que preservar lo último que queda de antiguo lago. Vale más tener rascacielos de lujo para unos cuantos que vivienda social para muchos. Lo primero habla de progreso, lo segundo se ve feo. Y de lo peor que nos han convencido, es que los inversionistas de todos esos proyectos solo quieren generar empleo y que con eso están dando la oportunidad para que alguien pueda subir en la escala económica: uno está sacrificando su tiempo y sus energías por generar riqueza para uno mismo y si uno no está saliendo de la pobreza es porque uno no le está "echando ganas".


De las elecciones hubo muchas gráficas, muchas visualizaciones, pero una que me llamó la atención fue la distribución de votos por situación laboral.



De acuerdo a este análisis realizado por el periódico El País, el único sector donde ganó la candidata Xochitl Gálvez fue entre los que se dicen patrones o empleadores. De ese sector siempre hubo críticas a que el gobierno estuviera "regalando" dinero a la gente, porque entonces esa gente ya quiere trabajar. También de ese sector siempre ha habido oposición a que hubiera una mayor repartición de la riqueza, ya sea por impuestos o por reformas en favor de los trabajadores. Xochitl Gálvez dejó bien clara su posición (siendo ella misma empresaria) en uno de los debates al referirse a la reducción de la jornada laboral: “Yo estoy a favor siempre y cuando le demos a los empresarios la posibilidad de quitarle tanta carga fiscal y ponerle tanta inseguridad que no pueden ni transitar. Apoyemos a los empresarios y van a ser los primeros en querer bajar la jornada laboral.” Al respecto se me vino a la mente otra gráfica, que es del libro "No es normal" de Viri Ríos.

Sí, en México el trabajador deja su tiempo y esfuerzo para crear riqueza, pero para el empleador. Y esto está intrínsecamente ligado al impacto que nosotros, los mexicanos, tenemos en nuestro ecosistema. Si el mexicano está condenado a ser pobre, la base de contribuidores será pobre también y así no puede haber servicios como plantas tratadoras de aguas residuales, transportes eléctricos, infraestructura que aproveche mejor el agua y tampoco como financiar agencias que cuiden de ríos, lagos y bosques. Y por otro lado, el empresario, el patrón, ya está acostumbrado a explotar a sus trabajadores y los recursos que estén a su alcance. Y no estoy hablando de aquel que tiene su fonda o su tienda con unos cuantos de empleados. El problema aquí son aquellos que tienen tanto poder que controlan los medios de producción, que influyen en los gobernantes para proteger sus intereses y que incluso pueden manipular la opinión pública en medios masivos de comunicación (sí, como el Señor Burns de la vida real: Ricardo Salinas Pliego). Si ellos quisieran, la mitigación y adaptación al cambio climático ya estaría en camino y a grandes pasos, pero de nuevo, eso iría en dirección opuesta al capitalismo donde el valor de una empresa tiene que crecer, crecer, crecer y esto depende de que tan rápido puede generar ganancias a los accionistas y esto depende de que tan fácil pueden explotar a los recursos, materiales y humanos.


La Dra. Sheinbaum tiene un reto monumental en su sexenio. Sumado a los problemas que ya de por sí tiene México (pobreza e inseguridad) se suma el calentamiento global. Y como siempre, el principal reto es como conducir la voluntad de la gente, sobre todo, de aquellos que tienen acaparados la mayor parte de los recursos.


36 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 comentario


Vanessa Jasive Cruz González
Vanessa Jasive Cruz González
14 jun

Wow!!! Realmente algo que vale la pena leer!

Me gusta
bottom of page