Buscar
  • vidadiv

Día 21: Luna llena.

Una cosa que extraño mucho de Oaxaca es la vista. En la casa que crecí mi habitación tenía un par de amplias ventanas con vista hacia la ciudad. Esta se ubica en un cerro famoso por ser la sede de la gran fiesta oaxaqueña: la Guelaguetza. De hecho, esta fiesta también es conocida como "Lunes del Cerro". Desde ese punto estratégico podía ver cuando se acercaban las lluvias por el Este, los amaneceres y por supuesto, cuando salía la Luna llena. Hoy en día esa vista ya no existe, gracias al vecino que construyó una monstruosidad de casa. El ciclo de la Luna ha sido uno de los marcadores del tiempo por excelencia en la historia de la humanidad. Muchos calendarios fueron creados siguiendo este ciclo. En estos días en que el tiempo pareciera atorado en un mismo día, ver los cambios en la Luna y como esta llega a su punto de Luna llena marca una diferencia refrescante. Pero a diferencia de aquella habitación en Oaxaca, en medio de la ciudad no es tan fácil tener un punto de vista donde pueda apreciar sin interrupciones el amanecer o el atardecer. Para ello hay que vivir en un edificio que sobresalga por encima de los que están a su alrededor, o esperar a que la Luna suba hasta un punto que libre los obstáculos.

Hoy fue un día que se me pasó rápido y gran parte fue gracias al trabajo. Es curioso como cuando uno esta batallando con algo que no sale, si uno lo deja en paz por un rato pareciera que inconscientemente la mente encuentra una posible solución. Hoy encontré qué había hecho mal en una simulación que arrojaban datos sin mucho sentido. Una vez encontrado el problema, había que corregirlo y volver a hacer las simulaciones. Creo que fue un buen avance.

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo